jueves, enero 15, 2009

Bullying

*Foto de un "bully" o niño violento tomada de hubpages.com


Se llama Germán, tiene 11 años, y en los últimos meses se ha vuelto un verdadero dolor de cabeza para mi familia y para el vecindario entero.
No supe de su existencia hasta el día en que agredió a golpes a uno de mis sobrinos y a mi hijo mayor . Pensé entonces que se trataba de un niño problemático, pero como hay tantos otros.
Sin embargo, él se encargó, poco a poco de demostrarme que era mucho más que un niño problemático. Ofendía a mis hijos y a mis sobrinos si los veía rondando por el parque y trataba de amedrentarlos en compañía de una pequeña pandilla de niños de su edad que había reunido a su alrededor.
Mis hijos empezaron a abrigar la idea de detener a golpes su acoso, y yo me esforzaba, cada vez más preocupada, por desterrar ese pensamiento de su cabeza.
Poco a poco me enteré que mi cuñada y yo no éramos las únicas mamás angustiadas por el comportamiento de Germán que había en la zona. Decenas de niños se quejaban de sus amenazas y sus golpes, y muchas vecinas habían prohibido a sus hijos ir a jugar al parque para evitar problemas.
Entonces, Germán se dio cuenta que la mayoría de los niños habían decidido jugar en los alrededores de su casa en lugar del parque, y decidió que eso no era impedimento para continuar su labor de amedrentamiento.
Desde hace meses pasa cada día por las casas para amenazar, insultar, golpear si le es posible, a los niños que deciden salir un rato por la tardes a reunirse con sus amigos.
En tanto los padres de los niños agredidos, cada vez más cansados del comportamiento hostil de Germán, pasamos el tiempo con la nariz pegada a la ventana para detenerlo en caso que sea necesario.
Su violencia raya en la delincuencia, hay que decirlo. Ha robado y tiene también a su disposición a una pandilla de adolescentes siempre dispuesta a ir a golpear a un niño tras una ronda de silbidos.
Hace no mucho tiempo, una mamá lo encontró afilando una vara de madera y le preguntó para qué estaba haciendo aquello. El niño respondió: “Para picar a todos los que me molestan”.
Por supuesto, Germán es fruto de una familia descompuesta. Su madre tiene retraso mental y su padre es alcohólico.
Hay quien pudiera pensar que su situación familiar funciona como un atenuante en su caso. Pero yo me pregunto, ¿por qué se le ha de disculpar al niño problema y dejar a su merced a los niños que han sido criados en ambientes más saludables?
Por eso me fui a mi fiel Internet, a buscar qué se puede hacer contra el bullying, que es como en los países de habla inglesa se conoce el comportamiento agresivo, cruel e hiriente que registran algunos niños contra sus compañeros de juegos y escuela, y descubrí que, como sucede siempre, las sugerencias, los consejos, lo que se debe hacer en casos así no se le dicen a las autoridades o a los padres de los niños problema, sino a los que están sufriendo con la presencia de estos menores.
No se habla de la necesidad de que este tipo de niños sean rescatados de sus familias descompuestas y reubicados en ambientes más sanos, para evitar que engrosen las listas de delincuentes y drogadictos del mundo; no se les sugiere a maestros y a padres la temprana detección de estos casos para evitar que la violencia se extienda. No señor, el peso lo deben cargar, nada más, los padres que están sufriendo con la agresividad de niños como Germán.
¿Y entonces por qué nos sorprendemos tanto cuando un menor saca un arma y hiere (o mata) a un amiguito? ¿Realmente la indiferencia es lo mejor que podemos hacer como sociedad? ¿Un problema así se puede catalogar como “cosa de niños“? Y aun cuando fuera cosa de niños, ¿no son los niños el futuro del mundo? ¿Realmente es correcto que veamos crecer ante nuestros ojos a un niño con ese nivel de violencia sin hacer nada? ¿Las autoridades no pueden hacer nada?
En fin, me quedo en la reflexión y en el apoyo a mi comunidad para detener, por la vía legal si es necesario, este problema...

7 comentarios:

Carmeliux dijo...

Hola Tayde.
Cuando era niña, siempre andaba sola en la calle con mis hermanas y había un grupo de seis niños como el que describes, que agredían a los demás niños, robaban y golpeaban.
Yo no tenía a quien darle la queja y la única manera que hubo de evitarlos fue hacer lo que hacen todos. "No ir a los lugares que frecuenta", pero si, eso no resuelve el problema.
Con el tiempo y el desgaste un grupo de niños se nos unieron y les pusimos un alto (Los golpes), no dejaron de ser una banda de niños problemas, pero no se metían con nosotros.
Hoy en día de esa banda dos de ellos están el reclusorio, otro perdido en las drogas y los otros dos tuvieron un final predecible por sus actos.

Otra situación similar la viví con mi hija, pero el que se entero de todo fue su papa y sin pensarlo fue con los niños y los amenazo que si le hacían algo a mi hija iba a proceder de manera legal.

Se que como padres es horrible y lo único que podemos hacer es cuidar a nuestros hijos, ahora bien la única alternativa para estos niños es en el caso de México el DIF, que se hace cargo de los niños que viven en entornos poco saludables, se los llevan y según los apoyan y cuidan hasta lo 18 años, pero sale peor de lo que entran y eso solo sería mantenerlo alejado de nuestros hijos hasta que cumpla la mayoría de edad y entonces pregunto:
¿Si ahorita sientes miedo por su seguridad, que pasara cuando regrese?

Es difícil la situación, pero creo que lo mejor que puedes hacer es ir y ponerle un alto a ese niño y su grupo, que se de cuenta que tus hijos no están solos y que si él les hace algo vas a proceder por la vía legal, eso los amedrenta un poco.
Saludos Tay.

Evan dijo...

Que dificil situación, Tay!

Pensar que son niños, lo más puro, lo más dulce... y una termina defendiendose de ellos como si fueran delicuentes, pobrecitos y que miedo!

Un besito Tai!

Taito dijo...

Mi querida Carmeliux: ¿Qué crees, amiga? Justo ayer, varios papás afectados (mi querida cuñada Gaby incluida) fuimos con un policía hasta las puertas de la casa del niño a decirle a él y a sus papás que no estábamos dispuestos a dejar que la situación continúe. El papá se portó realmente mal, grosero y a la defensiva, pero todos esperamos que esto ayude a solucionar el problema, al menos de momento, pero sí es triste pensar en estos niños sin futuro, convertidos en delincuentes desde temprana edad ¿no?

Querida Evan: Tienes razón, querida amiga, un niño no debería ser eso, y más aún un niño no debería ser desprotegido nunca ni maltratado, para que crezca fuerte y sano y sea un ser humano de bien. No sabes lo que pesa ver a padres con el comportamiento de los padres de este niño. Pero cuando ya los malearon, ni modo, es cosa de defenderse. Un abrazo grande, preciosa.

Isaura dijo...

No sé, yo creo que el tema del niño grande, agresivo, molestón y nefasto, siempre ha existido. El hecho de que venga de una familia disfuncional (o no) creo que como bien mencionas, no es disculpa, aunque si agravante..
Igual pienso distinto cuando tenga hijos, pero cuando un primo/sobrinito/amiguito de la familia me ha contado que algo similar le sucede, yo siempre recomiendo el enfrentamiento directo.
Lo que ocurre con este tipo de niños, es que no necesariamente les corroe la maldad, sino que traen cargando una serie de broncas existenciales que desfogan através de un mal comportamiento con un sólo fin: llamar la atención.
Esto, aunado a un posible maltrato familiar que los hace salirse a desquitar fuera de casa, los mueve a buscar ser ahora el agresor y sentirse más fuertes.
Mientras uno o diez niños le teman al niño cabrón, el se siente más poderoso. Sin embargo, si lo enfrentan, si le demuestran que no le tienen miedo (lo que desgraciada y generalmente va a llevar a unos catorrazos), en ese momento el chamaco entenderá que no es invencible.
Desde mi perspectiva deberían ir a levantar un acta que siente precedente, pero que le adviertan de niño a niño, que si se sigue pasando de lanza, se lo madrearán.
No creo que necesariamente la violencia sea el camino, pero cuando alguien trata de amedrentar a otro, queda desarmado si se le enfrenta..
No sé, igual me equivoco..
Saluditos para ti y los niños!

ElPoeta dijo...

Qué difícil es solucionar ese tipo de problemas. Yo creo que una sociedad que pretende ser sana debería tener mecanismos para tratar a estos niños problemáticos y desde luego es muy posible que lo que apuntas de intentar reubicar al niño en otra famiia puede ser parte de la solución. Lamento tus problemas, amiga. Un beso,
V.

Alejandro dijo...

Tay...
Al parecer ese es un mal eterno en nuestra amada Coapa.
Cuando yo vivía allí, en la Manzana 2, varios chicos, encabezados por chicos problema a menudo metidos en drogas o en consumo de alcohol, solían hacer lo mismo, fastidiando a todo chico que no fuera de su clan...
Algunos padres decidieron salir con sus hijos para impedir que estos gandallitas hicieran de las suyas.
Otros, menos comprensivos, decidieron denunciarlos a las autoridades y los resultados posteriores fueron terribles...
Muchos de ellos fueron al Consejo Tutelar, donde perfeccionaron sus capacidades delincuenciales y acabaron muertos, en prisiones de alta seguridad por muchos años por robo con violencia y consumo y trasiego de drogas.. o de policías judiciales, hasta que los echaron de las corporaciones y algunos siguen en su carrera de delincuentes.
En fin, lo único que te puedo recomendar por bien de ustedes es que siempre acompañen a los chicos y que busquen actividades organizadas para los chicos, pues ya desgraciadamente salir a la calle a jugar ya no es opción.
Te mando un gran abrazo.

Alexander Strauffon dijo...

Mi propia guia sobre como tratar con un bully, en mi blog:
http://alexanderstrauffon.blogspot.com/2010/07/guia-de-strauffon-sobre-como-encarar-y.html