sábado, junio 28, 2008

La plaga del pps

¿Alguien se ha preguntado alguna vez quién creó las presentaciones en power point para mandar en cadena a través del correo electrónico?
Yo llevo días intentando responder a esta interrogante cada mañana, cuando abro mi correo y me encuentro de 15 a 20 mensajes de este tipo enviados diariamente por amigos y familiares.
Cuando me llegó el primero, hace mucho tiempo ya, pensé que era un buen detalle. No recuerdo el mensaje, quizá me pareció un poco cursi, pero decidí confiar en que la persona que me lo había enviado no me incluyó por error en la larga lista de destinatarios a quien el correo había sido dirigido. Sentí que yo era especial, que me recordaban con cariño, e incluso lo guardé por un tiempo, como una forma secreta de agradecer al remitente.
Poco a poco me fueron llegando más presentaciones en power point. En algunas ocasiones los títulos de los mensajes anunciaban, “está hermoso”, “no lo olvides nunca”, “algo que siempre debemos tener presente”, “bellísimo”, y yo, confiada, los abría, tan sólo para encontrarme, una vez más, con musiquillas melosas y mensajes del tipo de “si amas algo, déjalo libre; si regresa, es tuyo; si no, nunca lo fue”, los cuales, por si la cursilería de las primeras líneas no fuera suficiente, estaban aderezados con otras que advertían: “este mensaje quiere decir que alguien te recuerda. Tómate dos minutos y reenvíalo a quienes consideres especiales para ti”.

Debo reconocer que al principio reenvíe algunos, pero como me parecía de mal gusto dirigirlo a toda mi lista de contactos, procuraba seleccionar a aquellos amigos o familiares a quienes consideraba que el mensaje les iba bien. Mi idea era hacerlos sentir como yo me había sentido con los primeros mensajes: personas especiales que eran recordadas por sus seres queridos.
Después, me empezaron a llegar otras presentaciones de power point con amonestaciones religiosas, de esas que después de leerlas lo hacen sentir a uno el peor pecador del mundo: “porque Dios sólo espera una respuesta de tu parte, por ejemplo, que reenvíes esto… Y si puedes enviar otros mensajes sin sentido, con chistes y cosas superfluas, ¡cómo es posible que no puedas dedicar un momento a enviar este mensaje!”.

Por supuesto, de estos no reenvíe ninguno, no por falta de fe ni porque no crea en Dios, sino porque me parece que respetar las creencias o no creencias de los demás es indispensable para transitar correctamente en esta vida.
También me llegaron chistes en power point, la mayoría bastante ñoños, que además se robaban sin pena imágenes de Garfield, de Los Simpson y otros personajes animados que andan circulando por la red.
Alguna vez me llegó uno con exceso de moralina, que pretendía “crear conciencia” sobre el aborto. Éste de plano sí me hizo enojar, tanto como me han hecho enojar los que mandan tratando de crear tendencias que favorezcan a títeres de algunos partidos políticos mexicanos a todas luces repulsivos, como el PAN y el PRI.
En medio de este envío masivo de presentaciones en power point, yo he aprendido a distinguir a los remitentes: Tengo amigos que sé que me mandan uno de vez en cuando, seleccionado especialmente para mí y algunas cuantas personas más, y me siguen haciendo sentir especial; pero tengo otros que, sin filtro de por medio, me hacen llegar todo lo que cae en sus correos, llámese chiste vulgar, amonestación religiosa o ecológica, mensajito cursi, panfleto feminista o machista, discursos de superación personal y hasta imágenes de hombres desnudos. Aunque, debo reconocer, estos últimos son mensajes que sí agradezco siempre, y hasta los llego a guardar, porque al menos me recrean la pupila.
El caso es que después de tanto power point, he llegado a la conclusión de que quien creó este tipo de sistema para molestar vía correo electrónico es un sádico. Entiéndase, no me refiero a una mente maestra, creadora de un plan maquiavélico, sino a un personaje del tipo de Cerebro, el de Pinky, que sentó un día frente a su computadora, con su baja estatura mental, a “tratar de dominar al mundo”.
¿O qué opinan ustedes?

7 comentarios:

Isaura dijo...

Ay si, es una plaga! creo que ya deberíamos de crear unas reglas nuevas dentro del Manual de Carreño para aquello de mails y ciber-conducta.
Al igual que tu, yo simplemente filtro ciertos remitentes. También siempre aplico con los brothers el decirles "no manches, no me mandes esas mamadas" y creo que queda muy claro que mandar mails de bebés, perritos y gatos ya no es bienvenido.
Creo que a veces me veo muy nazi vdd?
Jajaja..
Buen fin de semana Tay

ElPoeta dijo...

Tienes toda la razón, Taíto querida. es una plaga. Besos,
V.

el fantasma de la libertad dijo...

"En algunas ocasiones los títulos de los mensajes anunciaban, “está hermoso”, “no lo olvides nunca”, “algo que siempre debemos tener presente”, “bellísimo”, y yo, confiada, los abría, tan sólo para encontrarme, una vez más, con musiquillas melosas y mensajes del tipo de “si amas algo, déjalo libre; si regresa, es tuyo; si no, nunca lo fue”, los cuales, por si la cursilería de las primeras líneas no fuera suficiente, estaban aderezados con otras que advertían: “este mensaje quiere decir que alguien te recuerda. Tómate dos minutos y reenvíalo a quienes consideres especiales para ti”.

Jajajja, yo que suponía que esto era un fenómeno nacional veo que ya despierta las iras en otros tantos puntos geográficos!
Debo decir que he tenido la suerte de nunca encontrar uno con hombre desnudos y la mala suerte de que nunca me hayan enviado (o al menos que yo haya mirado) uno con mujeres en similar situación...

Sabe, coincido en casi todo, yo directamente ni los miro, aún los de la gente querida. El que me quiere y además me conoce sabe que detesto esas cosas. Tengo un tío lejano que me vive mandando chistes en ppt y nunca los leo. Luego le visito y me pregunta "viste el chiste que te mandé el otro día?" y sólo se ríe. Yo le devuelvo una sonrisa y él supone que la cadena es exitosa. Pobre, el tío tiene buena intención, por eso no le regaño aún de sus ppt.

Hacia el final dice usted que "he llegado a la conclusión de que quien creó este tipo de sistema para molestar vía correo electrónico es un sádico." - Sabe, yo pienso que ojalá así fuera, porque al menos sería la obra de alguien que tiene un objetivo, por lamentable que éste fuera. Yo creo que lamentablemente lo que tiene en común estos envíos es que se han convertido en una herramienta del tontuelo, que llena ciertos momentos de su vida (un poco empobrecida evidentemente) con estas recepciones y envíos. Esto me parece mucho más triste que el sádico que al menos tiene un plan de dominación.

Por último, no menciona ud, pero tal vez le hayan llegado aquellos ppt que al mejor estilo f------- tiene fotos de gatitos y perritos con frases melosas sobre la amistad y el amor, pero terminan con juramentos y amenazas del siguiente orden: "Tendrás amor por muchos años, pero si no envías esto al menos a otros diez contactos, tus amigos te harán el vacío, tus padres te desheredarán y tu mujer se irá a una orgía en donde será el alma de la fiesta." :D

Abrazo!

Carmeliux dijo...

Tienes toda la razón, pero no solo esas presentaciones sino también las cadenas que antes dejaban en las casas por debajo de la puertas y lo peor del caso es que algun contacto te la reenvia.

SALUDOS.
Carmeliux

Taito dijo...

Querida Ix: No lo había pensado, pero creo que voy a aplicar la misma técnica que tú, porque la verdad cada vez que me llega otro pps, siento como Hulk, se me hierve la sangre, se me enrojecen los ojos y se me rompen los pantalones y la camiseta. Ya ves que yo también puedo ser nazi, amiga... ja ja ja. Un beso.

Querido Poeta: Mil gracias por estar aquí. Perdón que ande medio ausente, pero prometo darme una vuelta. Un abrazo

Mi queridísimo amigo Fantasma: Jajajaja... lo de la amenaza de la mujer yéndose a una orgía en la que será el alma de la fiesta no lo había oído nunca, seguro porque a los que hacen los pps les falta el ingenio que usted sí tiene. Eso sí, espero que esos tipos no entren por aquí porque son capaces de robarle su idea a fin de crear nuevas maneras de tortura.
Tiene razón, olvidé mencionar los mensajes amenazantes que creo, por cierto, que son los que me dan más rabia.
Por otra parte, me dio mucha ternura lo que cuenta de su tío, fíjese que yo no lo quise mencionar pero una adicta al envío de correos de este tipo es una familiar muy, muy cercana, y yo hago lo mismo que usted, sonrío cuando me menciona las cosas que me ha hecho llegar. No se trata de andar hiriendo susceptibilidades por ahí. Pero ojalá algún día todos entiendan que ya estuvo suave de tanta cursilería vía internet ¿no? Un abrazo fuerte, querido amigo.

Mi Carmeliux querida: Bueno, amiga, qué te puedo yo decir de las cadenas, a cual más de desesperantes y absurdas. Se me hace que en un artículo posterior voy a hablar exclsuivamente de ellas, porque definitivamente son capítulo aparte. Gracias por pasar, amiga. Un besote.

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Hola Taito, vine a verte...
y me gusta encontarte así.
Yo, al dar el correo y recibir el primer pps, yo devuelvo agradecida pero explicando que no tengo tiempo.

Algunas personas,
que nos conocen bien, saben cuál pps puede hacernos bien...
esos los recibo.

Por otro lado, los pps sirven mucho: en la escuela los usamos para fines didácticos, en reunión de Padres, presentaciones con distintos fines.

Un abrazo!

Rafael Castillejo - rafaelcastillejo.com dijo...

Escribo esto en las navidades del 2009. Lo de este año ha sido demencial. Además de padecer esta plaga, sufro porque estos "Spielbergs" del power point me roban fotos de mi web que me ha costado mucho me cedieran, y rara vez indican la fuente de procedencia. He llegado a verme yo fotografiado con el Rey Melchor en el año 1955. Encima, son unos chapuceros que se limitan a copiar y pegar sin tener en cuenta el tamaño de las imágenes, con lo que algunas se pixelan hasta un grado extremo. En resumidas cuentas, que odio los pps de las narices.