jueves, marzo 08, 2007

La historia de Lina

La conocí hace seis años, cuando entró a trabajar conmigo para ayudarme con la limpieza de la casa una vez por semana. Venía muy bien recomendada por un círculo de amigos míos, así que la recibí con confianza y cariño, aunque nunca pensé que se volvería un ser tan entrañable para mí.
La empecé a admirar por el amor con que hacía su trabajo, siempre pendiente de que las cosas quedaran exactamente como yo quería, aun cuando no le pidiera nada en específico.
Después, me asombró saber que, aunque era tan sólo tres años mayor que yo, ya tenía hijos adolescentes por quienes profesaba un amor incondicional.
Sin embargo, no me enteré de su historia hasta un día que decidió abrirme su corazón y contarme que vivía en un matrimonio con un marido que le había llevado dos amantes a la casa, era alcohólico y acostumbraba ser violento con ella y con sus tres hijos.
Cuando me contó su situación, ella estaba empezando a barajar la posibilidad de divorciarse, así que yo, como todas las personas con las que trabajaba, le aconsejé que tomara la decisión de separarse de una vez por todas y le ofrecí mi apoyo.
Como es una mujer humilde, me tocó verla librar la batalla ante los tribunales de justicia que irónicamente acostumbran ser injustos con quien menos tiene. Más de una vez la vi a punto de desistir, pero siempre le ofrecí todos los medios a mi alcance para que continuara en su lucha.
Sin embargo, con el paso del tiempo, me enteré de que ésta era sólo una de las batallas que Lina había librado en su vida.
Nacida en un hogar humilde, su mamá la había dejado al cuidado de su abuela, quien a su vez la puso a trabajar a los cinco años de edad en el servicio doméstico.
Lina, por lo tanto, tuvo una escoba, un cepillo y un trapeador, mucho antes de saber lo que era una muñeca.
Por lógicas razones, ella se casó joven, a los 14 años.
En su matrimonio del que nació una niña y dos varones, nunca tuvo un momento de descanso, porque su marido la hizo trabajar a la par de él desde el principio, no sólo para llevar sustento al hogar y mantener la casa a flote, sino en la construcción de dos casas en las que lo mismo hizo labores de albañilería, que de plomería y electricidad.
Ella lo dice orgullosa: "Para mí no hay días de descanso, porque cuando no trabajo haciendo limpieza de casas, estoy construyendo en mi terreno".
Sin embargo, a pesar de todo, Lina siempre hace todo con alegría y cuenta su historia sin renegar de nada: ni de la madre que la abandono al cuidado de la abuela, ni de la abuela que la hizo trabajar tan pequeñita, ni del marido que le hizo la vida difícil, ni de los hijos a quienes se dedica en cuerpo y alma.
Por el contrario, si bien antes lamentaba que por trabajar desde niña no había podido conocer la playa, estudiar una carrera o esperar más tiempo para casarse, su visión de la vida siempre ha tenido un toque positivo.
De hecho, esa actitud optimista le ha permitido cumplir sueños pendientes como el de conocer Acapulco, ir al teatro, comprarse un coche y concluir su proceso de divorcio.
Además, es una mujer hermosa, que se ve joven y guapa, que se hace querer con facilidad y en quien las amarguras no han dejado huella.
La última batalla de Lina inició hace unos meses, cuando su hija de 22 años le confesó que estaba embarazada de un hombre casado.
Lina, que había tratado de aleccionar a sus hijos para que no cometieran el error de embarcarse en un matrimonio sin amor como el de ella, se sintió decepcionada. Sin embargo, fiel a su actitud de lucha ante la vida, decidió apoyarla sin condiciones.
Para cuando esto pasó, Lina ya no trabajaba conmigo, sino con mi mamá, pero aún seguía viéndola de vez en cuando, así que me tocó oírla hablar, con gran emoción, del próximo nacimiento de su nieta.
A lo largo de la semana pasada, la hija de Lina estuvo en labor de parto. Empezó el lunes, el martes fue hospitalizada pero fue hasta el miércoles que nació la bebé, porque los doctores decidieron no atenderla a tiempo. El problema es que este retraso provocó que la pequeña tragara líquido amniótico, con el peligro de sufrir daño cerebral, por lo que tuvo que ser hospitalizada en cuanto nació.
Mi mamá me cuenta que Lina, que estaba muy molesta, fue a quejarse al hospital por el retraso en la atención de su hija.
La respuesta de los médicos fue: "Debe saber que un parto es muy caro, y a usted le salió gratis porque éste es un hospital público, así que ni se queje".
Lina, acostumbrada a no dejarse vencer por la adversidad, respondió: "Mire, tal vez yo sólo soy una sirvienta y no tengo los estudios que tiene usted, pero lo único que le puedo decir es que yo siempre hago mi trabajo con amor. Usted no puede decir lo mismo".
¿Podría haber un argumento más certero?
Afortunadamente, como suele sucederle a Lina, la batalla terminó con bien, y desde ayer ya tiene a su nieta en los brazos. Una nieta que nació cuando ella no cumple todavía los 40 años. Una nieta por la que todos los que la queremos estamos celebrando con ella.
Yo sé que la historia de cada mujer es diferente, pero personas como Lina me han enseñado una de las grandes virtudes de mi género. Las mujeres difícilmente nos dejamos vencer, siempre luchamos, siempre sacamos el as bajo la manga, tenemos un nivel de tolerancia altísimo y una capacidad de adaptación fuera de serie.
Quise contar esta historia hoy, que es el Día Internacional de la Mujer, para homenajear a todas las heroínas que, como Lina, sortean día con día batallas pequeñas o grandes y aun así conservan la sonrisa, el anhelo y las ganas de seguir en la lucha.
Ya me tocará hablarles más adelante de mi mamá, la mujer más fuerte que conozco.
En tanto, muchas, muchas felicidades a todas y muchas gracias a todos los que nos complementan.

19 comentarios:

ilne dijo...

Has hecho muy bien en escoger la historia de esta gran mujer para felicitarnos
el día de la mujer. Lina es una mujer admirable son las verdaderas heroínas de este
mundo injusto que nos enseñan que luchar no esta reñido con ser optimista, que
ser optimista no es un sueño sino un derecho, el derecho a la igualdad que hablan en las
constituciones, son tambien los pequeños pasos de estas mujeres los que hacen que nuestra igualdad avance. Desde aquí puedes imaginarte que aplaudí cuando no se callo
ante el medico, cuando no se dejo acomplejar por esta sociedad que parece que solo nos deba limosna porque las salud la justicia la igualdad es un derecho para pobres que para ricos para hombres como mujeres.
Gracias tay por acercarnos a esta mujer y espero que sigas teniéndola cerca ya que de seguro aprenderás mucho de ella.
Feliz día de la mujer.
Unámoslo todas para enseñarle a nuestros hijos cuales son los
errores que no se han de volver a cometer.
Un fuerte abrazo amiga

NORKA dijo...

Hola Tay que cosas con cuantas Linas no nos encontramos en el camino fijate la Nora de mi mami tiene mi edad 33 y que cosa es la que no le ha tocado vivir, su niño grande fue testigo presencial del asecinato de su papà con apenas meses de fallecido el Sr ellos tratan de reponerse y Nora trabaja como nadie por sus chamitos es rudo sabes la vida de esas mujeres admirables sin duda, pero insisto como se lo comente a Feri nosotras estamos logrando ser visibles, estamos abando con los estereotipos, estamos logrando resolver sin ayuda de ellos, logramos ser visibles y tener presencia Tay, somos unicas, eso es genial, FELIZ DIA y fino tu post, un beso de choco venezolano

Evan dijo...

Lina es el espejo en donde todas deberíamos mirarnos, ella nos demuestra que cuando más difíciles se ponan las cosas es cuando más nos fortalecemos y sale esa fuerza que nos hace seguir con la cabeza en alto.

No sé que me pasa hoy, pero tengo la sencibilidad a flor de piel y me he encotrado con post que me han estremecido... y éste en uno de ellos. No podés haber elegido mejor ejemplo de MUJER (con mayusculas)

Un beso enorme para vos y para Lina, en este día especial

Ferípula dijo...

Merecido homanaje, Tay.

Cuántas "Linas" a nuestro alrederor!

Nosotras mismas, en algún momento.
Estoy a pleno con la escuela, estoy feliz. Me encanta ser docente.

Hoy los nenes salían para el ratito de recreo...y uno volvió hacia mi escritorio...y en medio de su galletita media masticada se acercó, me dió un beso y me dijo:
"Te quiero"....

A Cuatro días de empezar las clases....No es maravilloso????

Dios te bendiga, Mujer!!!

Carlos dijo...

...heroínas anónimas, ciega sociedad machista que no quiere ver que todos nos engendramos en un útero como el de miles de valientes, pacientes y vejadas Linas.

Fuerte abrazo Tay.

Taito dijo...

Ilne preciosa: Es bueno que recuerdes que somos las mamás quienes tenemos la responsabilidad de educar mejores hombres y mujeres, con menos prejuicios, con más respeto por los demás. Yo estoy tratando de poner mi granito de arena con mis dos varones. Espero que te hayas pasado un lindo día, amiga. Yo enferma, pero en la lucha, como nos enseñó mi querida Lina.

Norka linda: Efectivamente ¡hay tantas Linas en el camino! La prueba está en Nora. Y claro que somos únicas, somos ni más ni menos que la mitad del mundo. Ojalá que disfrutarás mucho de nuestro día, preciosa. Un beso.

Evan querida: Fíjate que yo estaba también muy sensible el día de hoy. ¿Será que algo flota en el ambiente o será como dices tú, que me miré en el espejo de Lina y fue estremecedor y bello hacerlo? En fin de cualquier manera pase un día lindo y espero que tú también la hayas pasado muy contenta. Un abrazo.

Mi Feri querida: Debes saber que para mi las maestras son, desde siempre, un ejemplo del amor en el mundo. Ahora que me regalaste esta anécdota se me llenó el corazón de amor, porque mi hijo menor tiene esa costumbre, un día le dijo a su maestra: ¡te quiero tanto como a mi mamá!, aunque claro, después vino y me dijo a mí bajito, bueno, la quiero mucho pero un poco menos que a ti. Yo sé que los niños siempre son honestos y el cariño que te demuestran te lo has ganado, Feri preciosa. Un beso.

Amiguísimo Carlos: Cada vez aprendo a quererte más. Sigue siendo difícil oír a un hombre expresarse como lo estás haciendo ahora tú, pero siempre es hermoso. Un beso grande.

NORKA dijo...

GRACIAS TAY!!! yo tambièn aprendo mucho de ti por eso conformamos un grupito bloguero bien bonito y sincero, se le quiere un monton es asì como lo dicen uds cierto???, un beso de choco para tu gripe

Carlos dijo...

...con gripita?

Verás, mi mami me hacía un hervido de cocacola con zumo de limón y canela. (No eses diet, ya sabes lo que dicen).
Buehhh, el chiste es abrigarse y convertirse en sauna humano, así en la sudoración liberas tu gripa.

Por las dudas mi madre me ponía llave en la habitación y desconectaba el teléfono para evitar que me tienten a salir ja!

Creo ahora que mi coraje curaba mi resfrío..

Fuerte abrazo.

Evan dijo...

Que te mejores Tay!!

Te traje un té de limón con miel... es ideal para el resfrío!

Un besote

Ferípula dijo...

Tay...vengo de Tertulias.
Bueno...ni idea de lo que estaba pasando desde el lunes 5.

Bueno, dejé mis palabras.

Un abrazo para vos también!

david santos dijo...

Hola, Taydé!
Gran trabajo. Gracias por hacerlo. Buen fin de semana

Evan dijo...

Tay vengo a dejarte un saludito de sábado. Te mejoraste?

Un abrazo

Ferípula dijo...

Para vos y los chicos...

Un regalito

UMMMM!!!!!!!

Ferípula dijo...

Para vos y los chicos...

Un regalito

UMMMM!!!!!!!

Taito dijo...

Norkita linda: Sí, yo estoy feliz por los nuevos amigos, tan cargados de hermosas palabras y buenas vibraciones y con tantas cosas por mostrarme. Se les quiere a todos. Un beso.

Amigo Carlos: ¿Crees que apenas vi hoy la receta? Es que la gripe me ha tenido tan mal que no había contado con el ánimo suficiente para prender la computadora. En fin, como todavía sigo con la nariz cual si fuera un grifo que chorrea, te prometo hacer ya lo que me indicas y pedirle a mi mami que venga a encerrarme en casa, para ver si logro recuperarme aunque sea por el coraje. Un beso, y mil gracias por el apapacho que alivia.

Evan preciosa: Ahí la llevo, amiga. Oye, qué belleza tu último post, ya dejé comentario. Por lo pronto, me tomo el té que me caerá muy bien porque sigo muy agripada. Pero tengo que salir, lo prometo. Abrazos cariñosos.

David: Gracias como siempre por la visita. Saludos

Feri linda: Ya voy a ver el regalito. Eres un amor, como siempre. Un beso

PALIta...una de cal, una de arena dijo...

Qué gran ejemplo has elegido para homenajear a las mujeres.

Historias como esta son las que deberían darse a conocer, ejemplos de mujeres luchando y con esa actitud.

Un gran abrazo para ti (Y otro para que le des a Lina cuando la veas).

Y FELIZ DÍA, aunque llegue un poco tarde.
^Pali^

OoOo*Tinkerbell*oOoO dijo...

Hola!!!!

ps ke te mejorees de tu resfriado nena!!!

ke ests bn

salu2

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Hermosa historia. Lina es un ejemplo de coraje, optimismo y sabiduría.

Definitivamente no es sabia la persona que estudia cien carreras y tiene doscientos títulos, sabia es aquella persona que sabe vencer adversidades, hasta las más terribles con una sonrisa en el rostro y alegría en el corazón.

Un abrazo , aunque tarde, por el día de la Mujer.

j-oda dijo...

AMAR LO QUE HACES. HACER LO QUE HACES CO AMOR.

Un beso sin palabras para LINA y todas las mujeres como ella.

Un millon por tan valioso y reinvindicador relato.

Abrazos venezolanos.