miércoles, abril 25, 2007

El periodismo y yo

En unas horas, otra vez estaré en medio de una redacción. Nuevamente escucharé el tecleo incesante de las máquinas, y me contagiaré del ataque de locura a las seis de la tarde, las juntas, los ojos que arden y el cerebro que empieza a rechinar después de horas y horas de ver la pantalla de la computadora.
Pero, como me suele pasar antes de todo comienzo, recapitulo.
A estas alturas, el periodismo y yo hemos tenido una larga historia de amor. El inicio fue fortuito. Tenía tan sólo 18 años y de pronto, sin darme cuenta, acabé en la redacción de un periódico. No era algo con lo que hubiera soñado. Ni siquiera me di cuenta que estaba trabajando e incluso me sorprendí cuando me llamaron para cobrar mi primer cheque. Yo tenía claro, sí, que quería ser escritora. Pero después de ver a mi papá periodista había decidido que la redacción de un diario no era algo para mí.
Sin embargo, la vida me llevó sin que yo me diera cuenta, como tantas otras veces. Y entonces, como suele pasar en toda relación, empezó la pasión. Los primeros años fueron de un amor incondicional, a toda prueba. Podía trabajar de 12 a 14 horas diarias y sorprenderme a cada día absolutamente por todo.
Tanto fue el amor que despertó en mí aquella primera redacción, ahora ya desaparecida, que me hizo tomar la decisión de estudiar la carrera de periodismo.
No me importó la oposición de mi papá, que me alertaba de lo pesada que era la vida de un reportero y de la falta de trabajo que había en esta profesión; tampoco quise escuchar las voces de alerta de algunos de mis maestros, como aquel que nos explicó que el periodista, antes que nada, debía tener capacidad para no comer, no dormir, subsistir con sueldos a veces miserables, tener paciencia para soportar llamadas en medio de la madrugada y no soñar jamás con la fama.
¡Estaba enamorada! ¡Quién podría culparme!
Y así lo estuve muchos años. Hasta que un día, como suele pasar con muchas relaciones de pareja, desperté preguntándome si quería seguir ahí. Ya no sentía aquel interés aparentemente infinito de antes, ya no me emocionaba el día a día, y todo me parecía monótono e inútil. Me asaltaban tantas dudas respecto a estar en la profesión correcta, que decidí alejarme un poco de ella.
Me di cuenta, con este distanciamiento, que mi carrera no perdona al que no tiene el valor de seguir y que puede cobrar caro una osadía de este tipo.
Después, gente intrigosa, de esa que gusta de meter las narices en los grandes amores, entró a enturbiar aún más la relación, al grado de que un día me dije: Esto se acabó, no más periodismo para ti. Y decidí, como suele pasar con las relaciones que terminan, que conservaría mi paso por esta profesión como un hermoso recuerdo.
Sin embargo, como diría el célebre Michael Corleone, "cuando quiero salirme, me vuelven a meter", y heme aquí, otra vez, con las mariposas en el estómago que siempre me ha producido este amor por el periodismo, retomando esta relación que con todo y sus altibajos se ha mantenido por más de 18 años.
Porque como me dijo una vez un sabio y respetado periodista, "el profesional de esta carrera nace no se hace. El profesional de esta carrera es aquel que no puede permanecer indiferente a la realidad y siente que le cosquillean las venas cada vez que escucha que se generó una noticia. El profesional de esta carrera lo es para siempre".
Y sí, para siempre lo seré. No puedo negar que amo a mi carrera a pesar de los pesares. La pasión ha cambiado, se ha vuelto un sentimiento más sereno y reposado, pero ahí está de alguna manera. Ahora sólo veamos cómo será esta nueva experiencia.

15 comentarios:

Ana Gabriela Sandino dijo...

Tay querida: Te mando las mejores vibras del mundo, un millón de suerte, mucho ánimo y mi cariño incondicional... desde china para mexico... de una amiga a otra amiga, de verdad te deseo solo lo mejor!

NORKA dijo...

PUES SOMOS DOS QUE AMAMOS ESA CARRERA ENTONCES...

RICO SENTIR ESE MARIPOSEO, ELLAS ACTIVARAN TUS GANAS, QUE BENDICIÒN QUE PUEDAS VOLVER A BUSCAR VERDADES Y PUNTOS DE VISTAS, QUE PUEDAS UTILIZAR TU OBJETIVIDAD PARA MOSTRAR MILES DE COSAS BUENAS, RICO, ESTOY FELIZ POR TI.

MIL GRACIAS POR PASAR Y NADA MENTE POSITIVA, PENSAMIENTOS BONITOS...

UN BESO DE CHOCOLATE VENEZOLANO MEDIO DE REPOSO AUN

Citizen dijo...

Wow, qué gusto leer esa reincorporación a la mesa de redacción...
Apasionante, al extremo, la carrera en los medios. Me encanta!!
Por cierto, requieres equipo de trabajo? Ando buscando empleo...
;-)
Un fuerte abrazo

Carlos dijo...

Te auguro lo mejor y retómala con pasión.
Sabes que podría ser el tema de tu libro algún día? Pues García Márquez se pulió en la redacción de El Espectador en Colombia.

Seguro ya leíste "Vivir para contarla" de Gabo, hay un símil con tu vida y con la de muchos cronistas.
Libro imprescindible para un periodista. Si no lo has leído porfa avísame para enviártelo por mail Taito.

Y mira que mi biblioteca reclama tus letras, algún día sé que publicarás el tuyo. =)

Abrazo querida.

Evan dijo...

uyyyy yo estoy igual que Carlos, mi biblioteca reclama tus libros...

Muchísima suerte en este nuevo comienzo, amiga mía, cuando se trabaja por vocación y amor a lo que se hace, siempre se sale gratificada...

Mucha suerte y seguiré cruando los dedos por vos!!

Un abrazo apretado desde mi argentina fresquita.

ElPoeta dijo...

Tay querida, te deseo lo mejor en esta nueva etapa de amor reencontrado, más sereno y maduro. Un beso de palpitante actualidad,
V.

Ferípula dijo...

Y cómo va a ser???? Emocionante y calzando perfecta en tu piecito de periodista!!!


Felicidades, Tay!
Excelente comienzo!
Que te rodeen buenas personas, y te adaptes rápido al ambiente.

Es como si me sacaran del aula...me metería por una ventana! Imposible alejarse de lo que se ama.


Adelanteeeeeee!!! Besos!

Isaura dijo...

No hay nada como regresar a los brazos de ese amor que aunque te haya maltratado, también te produjo inmenso placer por tanto tiempo. Ya luego si no te convence, lo botas! jajajaja
Ya en serio: mucho mucho mucho éxito en este reingreso. Si se dió, es que era para ti.
Abrazos para ti y tu familia =)

Taito dijo...

Ana Gabriela: Mil gracias, me tuve que salir un ratito del avión a China, pero sigo contigo.. Un beso

Norkita preciosa: ¡Cómo estás! Qué gusto me da saber que estás mejor y qué gusto compartir precisamente contigo este amor. No creas, nuestra carrera me está dando una paliza... Les reportaré luego.

Hola, Citizen: Perdón no responder antes. Gracias por las buenas vibras, y en cuanto al trabajo, fìjate que entré a un equipo ya conformado, pero si sé de algo te aviso en tu espacio ¿vale?

Carlitos: ¡Claro que leí Vivir para Contarlo! Cuando a la carrera le da por estresarme, por hacerme trabajar mucho y por dejarme el cerebro como reloj descompuesto, siempre pienso en ese gran esfuerzo de don Gabo. Incluso, recomendé ese libro cuando di clases de periodismo. Ojalá que tu boca sea de profeta y yo logre algún dá quedar inscrita en tu biblioteca. Ese sí que sería un honor para mí.

Querida Evan: Gracias por tus palabras, preciosa. En este momento no puedo escribir mucho, pero trataré de contarles esta noche cómo me siento... Como siempre, este sentimiento ambivalente volvió a la carga, pero sigo en la lucha. Un abrazo cariñoso.

Amigo Poeta: Mil gracias por ese apoyo cariñoso. Un beso.

Feri linda: Gracias, amiga, por las porras. Sin embargo creo que está difícil que yo logre tener ese amor a prueba de todo que tú tienes por tu profesión. Lo que tengo yo es un amor con altibajos. Lo tuyo sí es un ejemplo.

Isa: Si yo te contara amiga... este amor es muy absorbente. Casi no me deja tiempo ni de dormir. Es como una sanguijuela que no se quiere despegar de la piel. En fin, buen consejo. Cuando no me guste, no esperaré a que me dé una paliza otra vez... je, je, je. Un abrazo

niñoespina dijo...

No soy periodista, pero pensé en cursos y esas cosas.
Me diste una alarma.
No me meto me parece, eh.

Abrazo de Blog.

Mr. Futuro dijo...

HOLA TAYDE, SOY MR FUTURO, ESPERO QUE TE HAYAN GUSTADO LOS CHISTES.GRACIAS POR VISITARME.

NORKA dijo...

TAY O "TAITO" QUE BONITO, PASO A DEJARTE BUENA SUERTE PARA TU DESPEGUE, UN GRAN BESO DE CHOCO VENEZOLANO.

YA NACIÒ MI SOBRI CONOCELA CUANDO PUEDAS.

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Ojalá todos los periodistas lo hicieran por amor a la profesión, ese amor tan sincero que describes.

Un abrazo hasta el norte del mapita.

Ferípula dijo...

Feliz día, Señora Periodista!!!!!
Todo tranquilo por acá. Una feliz semana!

J-oda dijo...

Querida Tay: un beso grande desde mi corazon. He estado un poquitin full y el no leerlos a todos me tiene en depre-blog.

Tu pasión por lo que haces se siente¡

Felicidades por eso: pocos tenemos la oportunidad de hacer lo que nos gusta, y que encima nos paguen por ello, jiji

Besos venezolanos.

PD: Mis tres chicos estan comprometidos.
Pronto vendran