martes, febrero 13, 2007

Del Amor II

Decía un viejo y querido amigo que la fidelidad es algo que sólo deben tener los aparatos de sonido. Y yo, que quise girar nuevamente en torno al amor, pensé, que sería buena idea hablar de este tema en esta primera quincena de febrero.
Inmediatamente, sin embargo, me asaltaron una serie de temores. Después de todo, este asunto es espinoso, y es difícil defenderlo y exponerlo a debate público. Mucho más aún: En el debate sobre la fidelidad es imposible pretender que uno tiene la razón.
Por ello, decidí que sí, que era buena idea hablar del tema, pero haciendo la aclaración primera de que no quiero vender mi propio sentir a nadie, que respeto a todos y que no es la idea de este texto exponer verdades absolutas, entre otras cosas porque no las hay.
En todo caso, trataré de exponer mi muy personal punto de vista acerca de un tema muy, muy amplio y difícil de definir.
De entrada, aclaro también que soy incapaz de tirar la primera piedra puesto que no estoy libre de culpa. En mis primeros años de juventud fui infiel y tuve que vérmelas con un infiel.
En fin, mientras pensaba en la fidelidad, recordé el libro El Mono Desnudo, de Desmond Morris, donde el autor explica que el género humano evolucionó en la línea los primates pero con algunas modificaciones propias de los animales carnívoros. Bajo la luz de esta premisa explica que en algún momento de su historia el hombre (entiéndase como género) abandonó los hábitos del primate de saltar de rama en rama para aparearse con cualquier hembra de su especie y adoptó los del animal carnívoro, que son monógamos y muy parecidos a la familia humana.
Viéndolo a la luz de esta teoría quedaría muy bien explicado el tema de la fidelidad/infidelidad humana. Tan simple como que cuando somos infieles, estamos respondiendo a nuestra esencia primate y cuando somos fieles estamos respondiendo a nuestra esencia carnívora. Fin de la discusión, todos estamos bien, fieles e infieles y listo.
El problema es que en los hechos, el asunto va mucho más allá. La cuestión de la fidelidad se ha convertido en motivo de debates teológicos, psicológicos, morales y una serie de etcéteras tan amplia como la diversidad misma del pensamiento humano.
Yo (y aquí es importante recalcar el yo) pienso lo siguiente. El nudo gordiano estriba en el tipo de acuerdos de pareja que establecemos. Es decir, YO no creo que la obligatoriedad de ser fieles deba aplicar para todo el mundo. Pero si me parece que cuando en una pareja se establece libremente el compromiso de ser fiel, éste debería ser cumplido mientras la relación dure.
Conozco parejas que establecen desde el principio que cada integrante puede relacionarse con todas las personas que quiera. Muy válido y muy respetable y seguramente nadie puede quejarse de que el otro le es infiel.
Ahora, muchos infieles se defienden bajo el argumento de que “el amor acaba”. DESDE MI PUNTO DE VISTA no hay verdad más absoluta que ésta. El amor no es eterno, y comprometerse a ser fiel no es lo mismo que prometer que uno estará en una relación para siempre.
Lo que A MI me molesta un poco de la infidelidad es la cuestión del engaño. Es decir, supongamos que yo estoy en una pareja y soy fiel porque así lo decido y porque creo que es parte del compromiso al que llegué con la otra persona, pero el otro, sin avisarme que cambió los planes, decide engañarme. Creo que merecería enterarme del rumbo que tomaron las cosas para tomar las decisiones de si me quedo con las nuevas reglas del juego o ejerzo mi libertad y me voy de ahí.
Porque quizá existan personas para las que no sea importante, pero es posible que yo haya establecido el compromiso de ser fiel y le pedí a la otra persona que lo fuera porque es importante para mí.
YO he pensado que si algún día llego a sentir que mi amor acabó, y caigo en cuenta de este hecho porque hubo algún hombre me hizo ver estrellitas por medio de una conversación, una sonrisa o una mirada, lo ideal será que reflexione bien, y si decido que quiero iniciar una nueva relación, hable primero con mi pareja, le haga saber que ya no quiero seguir con él, me aleje de su lado, ejerciendo la libertad que siempre he tenido, y a otra cosa mariposa.
Claro, entiendo que es diferente la teoría a la realidad, “que del plato a la boca se cae la sopa” y que las oportunidades de ser infiel se presentan a cada minuto para todos, incluso para los que pretendemos ser fieles.
El tema como verán es amplio, pero más que venderles la verdad, quería conocer sus opiniones, siempre enriquecedoras, y compartirles la mía, aclarando nuevamente que es mía y punto. La base de este texto es el respeto a todos, los que estén a favor y los que estén en contra.

En lo que espero sus comentarios, y en vista de que en estos días estoy en mi lado romántico, dejo un mensaje para Ovivi, mi pollito loco. Es algo que ya habíamos hablado, pero que es bueno recordar en ocasión de esta fecha y de este tema:


“Quiero que sepas una cosa. Estoy aquí porque así lo quiero. Yo sé que tengo mi libertad y mi independencia como el primer día, y la puerta está siempre abierta para mí. Pero después de 11 años no puedo evitarlo, aún despierto cada mañana con la sensación de que es un milagro que estés a mi lado. Todavía tengo la necesidad de contarte todo lo que siento, y después de las varias tormentas que nos han azotado, cada día siento que es más seguro estar instalada en tu puerto que en cualquier otra zona del universo.
Estoy aquí porque así lo he decidido, y porque todavía no se me acaban las caricias, ni los besos, ni las palabrillas cursis ni el deseo de oler tu cabello y mirar tus ojos.
Pero quiero que sepas algo aún más importante. No quiero que estés aquí cuando no lo desees. Recuerda siempre (aunque creo que nunca lo has olvidado) que la puerta está también abierta para ti, que no hay papeles, hijos, ni compromisos que nos unan para siempre. No hay nada más allá de este amor que nos proponemos alimentar cada día y a cada instante.
Y ahora sí, con este infinito que nos da el saber que somos libres, puedo decirte otra vez, te amo. Y el amor es creciente, porque ahora existen muchas más razones, muchos más espacios compartidos, mucho más deseo y mucho más de ti en mí y de mí en ti.
¿Qué si nos amaremos mañana? No lo sé. ¿Acaso vale la pena perder el tiempo en conjeturas? Pero sé que estás aquí, el día de hoy, y eso me convierte en la mujer más afortunada del mundo”.

13 comentarios:

NORKA dijo...

El compromiso Taydè, de eso se trata del compromiso, ese es uno de los puntos claves para fortalecer cualquier relaciòn, que con los tiempos de ahora como cuesta lograrlo o practicarlo, tambièn es cierto, pasa como para unos tanto como para otros, para ellos quizas unos màs que otros es complicado pero no es imposible lograrlo como se lo digo yo a mi Alex, el asunto es asumir los roles que correspondan con responsabilidad, sòlo asi seremos libres, sin necesidad de tener un vigilante encima, me captas, un besito de chocolate y gracias por mi link, QUE HONOR!!!, se que aprenderè mucho de ti

Diego dijo...

Unos es fiel con quien quiere de verdad. La infidelidad expone un disconformismo de parte de uno de los dos. Aunque como tu bien dices todo es relativo, sin embargo ese es mi punto de vista.
Muy buena tu reflexion
Paso por primera vez por aqui, de seguro volvere
Un saludo

Diego dijo...

Unos es fiel con quien quiere de verdad. La infidelidad expone un disconformismo de parte de uno de los dos. Aunque como tu bien dices todo es relativo, sin embargo ese es mi punto de vista.
Muy buena tu reflexion
Paso por primera vez por aqui, de seguro volvere
Un saludo

Isaura dijo...

Si, si, si... totalmente de acuerdo con tu punto de vista sobre la fidelidad. Coincido también en que ambas partes deben externar si es negociable o no el salir con otros y una vez bajo este entendido, actuar.
En escencia soy una mujer territorial con mi pareja y la verdad no puedo imaginarme siquiera que alguien más lo bese, tenga sexo con él, peor aún, que él albergue sentimientos (pasión, cariño, amor..)
Para mi, la relación debe de ser de dos (en el plano emocional y sexual) porque, según yo, si se siente la necesidad de tener a alguien más, es que de alguna forma no se está en condiciones para sostener un compromiso.
La cosa es que en las nuevas generaciones todo mundo le saca a comprometerse.. El free ya es una institución muy común hoy en día.
Lo bueno, es que al final, cuando una pareja realmente logra comprenetrarse, por hecho y derecho decide ser totalmente monógama.
Por cierto, tu referencia de D. Morris me parece muy buena, ese libro me encantó porque me di cuenta que al final de todo, con modernidad y tal, seguimos teniendo comportamientos primitivos.
Aunque en nuestra esencia queden restos de ese mono desnudo, afortunadamente tenemos la capacidad del juicio y discernimiento para evaluar si una conducta es apropiada o no.
Yo pienso que todo es posible (la fidelidad, el amor duradero, etc..) en tanto tengamos voluntad mutua para sostenerla.
Mis mejores deseos para que lo que ahora son, perdure...

DARK ROMANTICISM dijo...

yo creo en el amor... pero mas en el compromiso... lo demas es por añadidura...
dark romanticism

Carlos dijo...

...para mi, la fidelidad es un estado mental paralelo a la sinceridad.
Sincerarte contigo mismo para no dañar o herir a terceros.

Más que con tu pareja debes cuidarte de no engañarte tu mismo/a.

Seguiré visitándote Taydé.

Saludos.

ilne dijo...

Querida tay, difícil tema has traído ha debate, prefiero una relación de dos, pero no soy territorial ni quiero que lo sean conmigo, no quiero vivir preocupada por posibles amenazas o que vivan a mi lado buscando las dobleces de todos mis actos, he conocido
parejas que decidieron tener otras aventuras y mientras fueron aventuras no paso nada el problema es que cuando metes a otras personas las implicas ha que participen de una forma de vivir el amor poco habitual y sufren, aquella relación no salio bien, no funciono, por lo que me dice la experiencia de otros es que es mejor no investigar ni hacer especulaciones con las relaciones humanas ya que somos muy complejos y lo que vale para uno no vale para otro. Pero en este tema nada es determinante y siempre hay que pensar que la libertad de uno acaba donde empieza la del otro.
Un beso

Ferípula dijo...

♡  ♥Beijos    ♡    ♥Beijos      ♡  Besos     ♥Beijos
Besitos
Beshosshhh ♥Beijos    ♡Muák      ♥Beijos   Besos    ♡   ♥Beijos ♡  
Besucos 

La fidelidad es verdadero amor!

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

La fidelidad es un compromiso del alma, es cosa de QUERER hacerlo, no depende tanto de las circunstancias.

Bonito post.

el fantasma de la libertad dijo...

Srta Taydé,

En este caso creo que creer o no en la fidelidad es más o menos lo mismo, a mi me parece que cuando alguien es infiel, no pasa tanto por sus convicciones o falta de las mismas.

Pensaba escribir algo al respecto en mi propio espacio, así que tal vez pronto pueda seguir mis ideas más desarrolladas, pero le dejaré aquí, a modo de complemento, algo que hace poco escuché de un escritor que admiro mucho, y que decía algo así cómo:

¿Y qué es eso de tener que perdonar una infidelidad? Yo no me voy a perder a la mujer que amo por algo tan poco importante como que me haya sido infiel. ¿Se acostó con otro? Y bueno, se acostó con otro, lo importante que ahora está acá, y es la mujer que amo; no hay nada que perdonar, no hay nada que explicar.

Yo creo que algo de eso hay... digo, ¿por qué es tan importante la infidelidad, que tu pareja se acueste con otro/a? nadie cela a su pareja porque tenga otros tipos de actividad afuera de la pareja, y a veces, estos son mucho más significativos, por más que no se cristalicen en sexo.

Creo que la infidelidad es poco relevante, pero prometo desarrollarle mejor todo este asunto próximamente.

Cordiales saludos.-

Taito dijo...

Hago un breve paréntesis. No me atrevería a agregar ni una coma a los comentarios vertidos en este post acerca de la fidelidad porque todos me pareces válidos, respetables y hermosos.

No obstante, quiero decirte, Norka, que no tienes nada qué agradecer. Los blogs que aparecen en estos links son mis recomendaciones personales de sitios que a mí me gustan, así que más bien te agradezco yo por tu espacio; Diego, bienvenido, ya pasé por tu blog y es realmente interesante; Isaura, gracias por los buenos deseos y los consejos, un beso, amiga; Dark Romanticism, siempre es grata tu presencia por estos lares, estaré de visita; Carlos, es siempre un honor contar con nuevos amigos, espero que la visita se repita y ya estaré yo visitándote en breve; Ilne, todo mi cariño; Feri, besos y más besos también para ti; Cápsula del Tiempo, mil gracias por la visita, ya voy por allá, porque quiero conocerte; Amigo Fantasma, es usted siempre atinado, mil gracias por estar aquí.

Olivier dijo...

Mi vida,ya te había dicho esto, pero creo que me gustaría dejar constancia en tu espacio porque tú me has dedicado tus hermosas letras en él. Creo que la única razón, o más bien dos razones, por las que estoy contigo es porque quiero y porque te amo. No es sólo una frase vacía, creo en ella cada día por primera vez. Ayer vi tu perfil de este blog y sentí mucha emoción, de hecho casi no la puedo describir, pero me sentí feliz y muy conmovido por tenerte a mi lado.
Te amo mucho, cada día. Gracias por estar conmigo.
(yo tampoco puedo sustraerme al 14 de febrero, je, je)

Taito dijo...

Amor mío: Mil gracias por tus palabras. Eres mi tesoro, mi vicio, mi mejor amigo... mi todo. Te amo.