martes, febrero 20, 2007

Un vicio llamado blog


Bueno, recordarán los amigos de este espacio que hace un par de entregas escribí sobre los workaholic y mencioné, de pasada, que un artículo de Wikipedia consideraba que entre quienes sufrían este trastorno se encontraban los adictos al blog.
Fue entonces que en los comentarios la bella Ferípula me sugirió escribir sobre este tema y de inmediato mi cerebro empezó a buscar la hebra de la madeja para poder abordar el asunto de una manera medianamente inteligente.
De inmediato me dirigí a Wikipedia, segura de que la definición del neologismo blogger no estaría disponible más que en un espacio como éste.
Pues bien, lo primero que encontré es una obviedad: blogger, o bloggero, como le decimos en español, es aquel que sostiene un weblog.
Sin embargo, una vez que di el correspondiente click a la palabra weblog, encontré cosas mucho más interesantes.
De entrada, claro, dice que un blog es un website generado por un usuario, con entradas estilo bitácora, con un orden cronológico invertido y que provee comentarios o noticias sobre un tema particular como puede ser comida, política, noticias locales o diarios personales (nótese lo limitado del asunto, porque si la definición fuera un poco más precisa tendría que hacer una larga lista de etcéteras, ya que éstos son sólo algunos de los muchísimos temas que se tratan en las diferentes páginas).
También se menciona la inclusión de fotografías, video y música como parte de los blog y se explica que la raíz del término proviene de la contracción de las palabras en inglés web y log.
Un poco más adelante, la enciclopedia virtual narra un poco de la historia del blog, a partir del año 1994, y menciona que es Justin Hall, un estudiante de la universidad estadounidense Swarthmore, uno de los precursores de este tipo de espacios.
En este punto, hubo un dato curioso que llamó mi atención como periodista. Wikipedia menciona que en los albores del blog la mayoría de quienes participaban en espacios de este tipo se llamaban a sí mismos periodistas o escribanos. Se me ocurrió que quizá no fuera que se autoproclamaran reporteros, sino que realmente eran profesionales de los medios que se habían sentido cautivados, como yo, por la posibilidad de tener un espacio propio, donde no hubiera limitaciones en cuanto a líneas editoriales.
Por otro lado, pensé que en caso de que los primeros bloggeros no fueran periodistas profesionales, de cualquier manera merecían llamarse así, por ser cronistas de su tiempo como lo son ahora muchos de los que participan en este tipo de ejercicio.
En fin, el caso es que me leí la definición completa, que incluía el desarrollo del blog, pero no encontré ninguna explicación para abordar el tema de la adicción a este tipo de espacios, así que, para no variar, la única forma que hallé para explicar el asunto es mi propia experiencia.
Mi primer contacto con los blog data un par de años atrás y se lo debo a Pablo, un ex alumno que abrió una página para publicar su poesía, y a mi hermano Grimalkin el Bardo, quien instaló su Región 440 tiempo ha; sin embargo, en aquellos entonces, si bien atendí la invitación para asistir a las dos páginas, no me volví fanática del tema.
Fue hasta el año pasado, después de que salí de mi último trabajo de planta, cuando empecé a entrar nuevamente a Región 440. Las primeras veces, y como suele pasarme, me quedé cautivada con el estilo narrativo de mi hermano y a ello atribuí que poco a poco se me fuera haciendo el vicio de entrar sistemáticamente a su página. Después me enteré que también podía entrar a leer lo que escribía mi cuñada, Gaby del Río y el interés creció.
De pronto, descubrí que ya se me había convertido en una blogadicta, porque noche a noche prendía con desesperación la computadora, sólo para verificar si Gaby o Grimalkin habían publicado un texto nuevo.
Así, un buen día, decidí apretar el botoncito que decía Blogger, sólo por la curiosidad de ver cómo era que se abría un espacio de este tipo. Y la curiosidad mató al gato, dice el dicho, así que cuando me di cuenta, ya había abierto Zona Infinita.
Les confieso que de entrada me dio un poco de miedo, porque siempre he sido un tanto indisciplinada para escribir. Pero por otro lado me dije, “este puede ser el motivo que te haga sentarte frente a la computadora sistemáticamente y obligarte a seguir desarrollando el oficio”.
Alguna vez el director de un afamado periódico mexicano me dijo que un estudiante había llegado hasta él pidiéndole que lo dejara escribir. La respuesta del director fue: “¿Quieres escribir? Pues escribe”. Y lo primero que pensé era que mi blog me daría la posibilidad de seguir esta receta. Creo que hasta ahora no me he equivocado y en ese sentido me ha sido de gran utilidad este espacio.
Lo que sí nunca pensé fue que hubiera alguien interesado en leer mis experimentos, y eso ha sido todo un descubrimiento para mí, pues hasta antes de Zona Infinita yo había publicado textos en periódicos y revistas para lectores que yo imaginaba que existían pero que casi nunca respondían a mis escritos.
Sin embargo, no ha sido acumular lectores, sino el deseo de escribir lo que me ha hecho adicta al blog. Además, descubrí un placer del que Grimalkin me había hablado y que he experimentado en carne propia: Una página personal nos da la posibilidad no sólo de hacer un texto sin límite de temas o espacios, sino que podemos editarla, ponerle fotos y agregar todo aquello con que a uno le gustaría aderezarla. Es como tener un periódico o una revista hecha a la medida y eso para mí siempre será un motivo de gozo.
Pero no sólo eso, ahora he desarrollado un vicio alterno, que es el de entrar casi cada noche a recorrer blogs que he ido descubriendo y me gustan por diferentes motivos. Por supuesto, el paseo nocturno inicia siempre con Región 440, bajo la impecable batuta de Grimalkin, Los Textos de Gaby del Río y la página de mi pequeño Ghost Boy, a quien le sigo la pista paso a paso.
Después, una visita que se me ha vuelto placenteramente obligada es al espacio del Fantasma de la Libertad, que siempre me cimbra con la manufactura impecable de sus textos y la profundidad de sus análisis; me doy una vuelta con mi amiga Ilne, y su visión siempre artística de las cosas y visitó más tarde a Isaura, que me asombra por esa mezcla de profundidad y buen humor con que dota a sus textos.
El recorrido prosigue con Boris, y su defensa férrea y sensible de los derechos humanos, me cargo de buenas vibraciones y de energía femenina en los blogs de Feri, Palita y Norka, le doy su visita a mi querida Apologista, y su estilo joven e inteligente de escribir, paso por Tertulias Bohemias para seguir el rumbo de cada texto, y voy descubriendo nuevos espacios que me gustan como los de Gustavo, Carlos, Diego y Cápsula del Tiempo, entre muchos otros.
El caso es que, hoy por hoy, no sé si es escribir o leer lo que me ha recrudecido la adicción por los blogs, pero la tengo.
Lo noto porque después de cenar, cuando ya se fueron mis hijos a dormir y mi esposo disfruta del ratito de silencio que priva en la casa leyendo o viendo la televisión, yo corro a la máquina, cafesito en mano, dispuesta a leer, y a veces a escribir. El caso es que no me puedo ir a la cama sin haber pasado aunque sea un rato conectada al blog.
La verdad es que empiezo a pensar que si sigo así, seré la precursora del primer grupo “blogadictos anónimos” porque me he dado cuenta que cuando estoy paseando por la bloggosfera o inyectando mi Zona Infinita con otros textos, entro en un estado de concentración tal que no me doy cuenta del paso de las horas ni de si explota una bomba a mi lado.
Si eso es ser workaholic, como dice Wikipedia, me confieso culpable.
¿Qué dicen ustedes?

9 comentarios:

Isaura dijo...

Jajaja.. me vi reflejada en tu texto!
Primero que nada, gracias por la honrosa mención que haces de mi blog, hasta sentí bonito!
Entrando en materia, la verdad es que debo reconocer que últimamente no he leído libros (hasta en mi perfil había dicho algo al respecto) porque me ha encantado andar navegando en los blogs de tanta gente interesante..
Y recapacitando, digamos que es una forma muy de nuestros días, de lectura. Ahora no está sujeta a una publicación, las ideas están ahí simplemente para ser testigos de ellas. Eso me puede encantar de esta época.
Y si, podría catalogarse como vicio... pero ya está uno enganchado.
Yo fíjate que antes escribía igual, pensando, pues a ver a quién le llega a interesar lo que leo.. razón por la cual todos los días me sentaba a escribir algo, total que sentía que casi casi, era un ejercicio para mi sola. Luego me di cuenta que ya había quien me leía y esa retroalimentación motivó dar un poco más de espacio entre escrito y escrito para que pudiera ser leído en su esencia. Lo mejor, es que ahora me he creado una regla en la mente tipo: hoy publicamos algo. Eso me lleva a observar el medio con detenimiento, a ver que tema interesante sale. Osea, que aparte de todo, el blog es un gran ejercicio mental!
Ya únicamente agregaría que gracias a este ejercicio, hemos conocido gente super interesante!
Un abrazo grande Tay! =)

el fantasma de la libertad dijo...

Srta Taydé,

Ud ya sabe lo que pienso del espacio de los blogs tanto por las charlas que hemos tenido sobre los contenidos en unos y otros y mismo por alguna desaveniencia pasajera.

Yo comencé con el blog porque leí en el diario de esto y me resultó llamativo; llevaba un buen tiempo de escribir "para el cajón" (textos que sólo algunos pocos conocidos leían y a veces ni siquiera), y pensé que quizás podía ubicarlos en este espacio.
Fue entonces que adopté ese nombre que refleja al menos una faceta de mi persona, tal vez la más lírica y a la vez sombría (palabra favorita de mi amigo Ghost Boy).

Comencé a publicar algunas cosas breves que se me ocurrían en el momento, con la desconfiaza de saber que no tendría lectores (¿de donde iban a provenir estos?).

Así fue, salvo algún amigo que pasó a leer algo, los primeros textos no los leyó nadie. Claro, yo no sabía por entonces que lo que se hace es "publicitar" en otros espacios. Solo le di aviso a un historietista conocido en mi país cuya visión del mundo me agrada, que se dio una vuelta una vez.

Por entonces abandoné el blog porque yo no lo necesitaba como impulso, siempre habría escrito cuando tenía tiempo, así que con o sin blog, seguiría haciéndolo. Pero unos meses después y ante la explosión del blog, decidí volver y darle una oportunidad nueva. Ahí se decidió el perfil más o menos definitivo que tendría, algo caótico, donde habría espacio para la reflexión seudo filosófica, el relato y cierto lirismo.

Hice un poco de publicidad, pero en seguida me harté, porque en un punto me parece indigno andar por ahí pregonando que visiten un espacio. Debo decir que la mayoría de los que han llegado, lo han hecho por gustos en común que los han guiado, o por recomendación. Por eso, aunque los lectores recurrentes no llegan a la decena, son gente que al menos lee con atención e interés, algo que valoro mucho más que un centenar de gente que pasa y deja saludos.

Entonces ¿cual es la naturaleza del blog? En los últimos meses decidí dejar de tener concesiones, ya no suavizo los textos y si eso espanta a los visitantes (cosa que ha ocurrido en efecto con alguno que otro), que así sea.

La abducción absurda que ha hecho el capitalismo de todas nuestras costumbres y tradiciones dice que un blog popular y exitoso es aquel que a más gente agrada, pero yo creo que más importante que eso es intentar la excelencia tanto como se pueda, y sean cuales sean las consecuencias.

Lo extraño es que a veces, entre ideas y comentarios y mensajes y disputas, se siembran afectos impensados. Y así como tenía alguna amiga que se ofendió y me retiró la palabra por las cosas que yo escribo, también encontré gente valiosa con la que he estrechado el contacto aún por fuera del espacio blog.

Si los blogs son como el paddle, y es una explosión que pronto se desvanecerá apenas pase la moda, no lo sé, pero por eso siempre copio todo lo que escribo en el blog en un archivo en mi computadora. Pase lo que pase, quedan los textos. Y con algo de suerte, quedarán los afectos.

Cordiales saludos!

Ferípula dijo...

Querida taydé:
Qué buen artículo.
Vas desde lo general hasta lo muy particular... y me siento en tu casa a charlar.
Yo comencé a fines de Agosto del 2006. Ya tenía 4 blogs de Aula en funcionamiento y un quinto, familiar.
Era de esperar que fluyera el deseo de mi propio espacio.
Así nació "de Ferípula", apelando a un recuerdo muy fuerte de mi adolescencia.
En principio, pensé en un espacio para decir lo que quisiera, como cita mi copete...Con el tiempo entendí que más me gustaba que fuera un espacio "para compartir". Cosas cotidianas, cercanas a los que me rodean, sin complicaciones. Como una revista... No pretendo hacer un libro! (se nota...) Ni darle una importancia mayor que la que debe tener.

Con el tiempo llegaron mis primeros visitantes. Y yo visité... Y pregunté que eran "achuchones"...y vos llegaste para explicarme!!! Te acordás????

Voy a contar la historia para fin de mes... en que se cumplen 6 meses del blog.

Antes miraba mas tele, ahora me meto en los blogs. Tal vez una especie de enroque...pero mucho mas personal, y productivo.
Conozco gente maravillosa, que me da y a quien me esmero en dar, no un simple saludo... porque en mí hicieron mella algunas cuestiones y sé con certeza cuánto se puede influenciar a través de las palabras y las opiniones. Sé lo mal que podés dejar a alguien, o lo bien. Supongo que se trata de dejar de pensar que uno simplemente habla para pensar que del otro lado hay alguien pensante y sensible... que se toma el trabajo de leernos...y contestarnos.

No es poco.

Voy a volver, a ver qué te dicen los otros "adictos". Ja! Un abrazo, Tay.
Mañana cumple Mariana!!!!

Ferípula dijo...

Ahhhh!!! Andate al blog de JB. Amarillo y negro...
Vas a ver que no todo son rosas para los bloggers!!!!

Carcel por publicar en el blog!!!!

Pero cuidado si te metés a la página de ese señor en cuestión...( No en la de JB). Yo quise hacerlo y el antivirus me sacó un cartel rojo gigante diciéndome que ese lugar tenía un grave...Bueno, me olvidé del susto!

Taito dijo...

Isa: Sí. Creo que precisamente ésa es una de las grandes aportaciones que le hace el blog a cada autor, la posibilidad de conocer gente interesante, con ideas nuevas, en algunos casos refrescantes. Yo he disfrutado mucho hacer nuevos amigos, charlar con ellos. Me emociona, además, la idea de que sean personas de todo el mundo. Al fin de cuentas, ésta debe ser una adicción sana... pero todo con medida, ¿no mi Ix?, y a mí los ojos ya se me salen de las órbitas de tanto estar aquí... je je. Un beso

Apreciadisimo Sr. Fantasma: Como siempre, un placer que usted comente en este espacio. Ya sabe que yo soy asidua al suyo y ya expliqué aquí por qué. Pero me gustaría agregar que, como usted lo dice, uno de los grandes regalos que me ha dado Zona Infinita ha sido la posibilidad de entablar lazos que exceden el espacio del blog. El vínculo que he logrado con usted es un buen ejemplo de ello. Y sí, yo creo que más allá de los comentarios, los post, los acuerdos y las discrepancias, siempre va a pesar más el afecto entre los nuevos amigos que vamos conociendo. Usted siempre cuenta con mi cariño y mi respeto. Saludos.

Feri: Ya está aquí la musa inspiradora de este post. Oye, te cuento que entré al blog de JB, y sí, es una tristeza que haya lugares en los que la libertad de expresión quede limitada de esa forma. En fin, gracias por compartir tu experiencia en la creación de De Ferípula, del que soy feliz visitante tiempo ha. Por supuesto me que acuerdo de los achuchones, ojalá que sí lo cuentes con motivo del primer semestre de tu espacio porque muero de ganas de leerlo. Y bueno, veamos qué más nos dicen los amigos acerca de su manía con los blogs ¿no?
De lo de Marianita, ya pasé por su página para dejarle una prefelicitación de cumpleaños, pero de todos modos estaré pendiente el día de mañana para darle los cariños correspondientes. Un gran abrazo amiga.

Carlos dijo...

Hola Taydé:

Al respecto del blog solo acotaré que si Guttemberg estuviera vivo no creería hasta donde llegó su invento. El internet es la nueva imprenta electrónica, la más democrática de las revoluciones en la historia de la comunicación.

Hoy millones de personas en el mundo pueden ¡podemos! tener un periódico propio sin ser de apellido Hearst, o Mantilla en Ecuador, tambien podemos publicar nuestro propio libro o bitácora, sin esperar tantos portazos en la nariz, como los tuvo que sufrir Verne en su epoca por ejemplo.

Me sumo al club de los bloggadictos jaja.

Fuerte abrazo.

ilne dijo...

Yo descubrí el mundo del blog por casualidad y como soy insegura y tímida
convencí a una amiga para que abriese un blog para ver como funcionaba, durante
casi un año ella estuvo insistiendo que abriese mi propio espacio de esa forma quizás
Empezaría a dejar de lado mi inseguridad y timidez. Lo que mas me ha gustado es que he podido conocer a personas muy afines a mi y con ellos me puse la pauta de no ser excesivamente reservada y la verdad es que estoy haciendo grandes amigos como tu, que desde aquí te digo que hecho a faltar nuestras conversaciones en el Messenger…..
Creo que hoy por hoy el blog es una de las opciones más interesantes que ofrece la red,
Ya que se leen opiniones, ideas, relatos que de otra forma no se llegarían a conocer.
Un abrazo enorme mi querida amiga.

Taito dijo...

Carlos: Me da gusto que te unas a los bloggadictos. Creo que de alguna manera ya todos los somos ¿no? Y lo mejor, como dices tú, es no tener que recibir esos desagradables portazos en la nariz. Por cierto, se me había pasado pero ya estás en la lista de links, cual debe ser. Un abrazo

Preciosa Ilne: Disculpa por favor a esta amiga que se aparece como los cometas, cada mil años, pero es que he andado con muchas actividades y me ha impedido conectarme mucho tiempo al msn e incluso al blog. Prometo que repararé la falta... y sí, para mí tú eres una de los mejores tesoros encontrados a través de la bloggosfera, esas son las mejores cosas de este sistema. Muchos abrazos para ti también.

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Me confieso una bloggadicta consumada. Hoy se arruinó la señal del ADSL en la oficinay vine a un café internet a enviar una correspondencia. Lo hie en 5 minutos, Hace más de unahora que estoy navegando por el ciberespacio, pero mejor me voy porque mis conejos me esperan.

Muy buen post! y bienvenidos al club bloggadicto. Un abrazo desde la ciudad de los anillos.