lunes, febrero 26, 2007

Y al final...


Llegó y se fue la 79 entrega del Oscar y yo, como lo anuncié aquí, seguí la transmisión de cabo a rabo.
De entrada, la ceremonia inició con noticias esperanzadoras para los nominados mexicanos: las estatuillas para Mejor Dirección de Arte, Mejor Maquillaje y Mejor Fotografía se quedaron en manos de los paisanos que trabajaron para El Laberinto del Fauno, de Guillermo del Toro.
A mí me dio mucho gusto este hecho, incluso me atreví a brindarles algunos aplausos desde la lejanía, no sólo por su triunfo sino porque ver a compatriotas recibir un reconocimiento de cualquier tipo en el extranjero no es algo a lo que estemos muy acostumbrados los mexicanos.
También aplaudí cuando el argentino Gustavo Santaolalla ganó el Oscar por la banda sonora de Babel, que a decir verdad me pareció muy acertada.
Y hasta ahí quedaron las esperanzas mexicanas. No puedo decir que haya sido sorpresa que no obtuvieran el Oscar ni Babel, ni Alejandro González Iñárritu, Alfonso Cuarón o Adriana Barraza. No es que sea pesimista, pero desde siempre sentí que las posibilidades de triunfo eran escasas.
Además, sería imposible afirmar que fue una injusticia el triunfo de Martin Scorsese y su película Infiltrados, o de la actriz y cantante Jennifer Hudson quien se llevó la estatuilla en lugar de Barraza, por citar algunos ejemplos.
De hecho, el único Oscar que si lamenté que no fuera para México era el más sencillo de todos: Mejor Película Extranjera. En esta categoría estaba nominada El Laberinto del Fauno y de haber ganado, hubiera sido la primera vez que mi país se llevaba esa estatuilla.
Sin embargo, más allá de triunfos y fracasos de los mexicanos, hubo algo que llamó mi atención en esta ceremonia y que tengo que desahogar aquí porque da vueltas y vueltas por mi cabeza.
¿Recuerdan que yo decía que quizá las nominaciones de muchos de mis paisanos podrían ser un guiño para el pueblo de México?
Pues bien, al ver la ceremonia me di cuenta que en realidad el guiño no era para mi país sino para el mundo entero.
Ver la 79 entrega del Oscar fue semejante a escuchar a un niño lanzar el siguiente discurso: “Ya ven que en mi casa todos parecemos malos, y que los vecinos están enojados con nosotros porque somos intrigosos y nos metemos aquí y allá para provocar peleas y para estar presentes hasta en lo que no nos importa. Pero mírenos bien, somos buenas personas, aceptamos a todos por igual, sin importar el color, la nacionalidad, la preferencia sexual. El corazón nos alcanza para todos”.
Me di cuenta de este hecho, porque, como nunca, en esta ceremonia estaban presentes representantes de todas las razas y edades. Entre los nominados había latinoamericanos, asiáticos, negros, blancos, niños, jóvenes y viejos.
Además, la conductora era Ellen DeGeneres, una mujer que ha hablado abiertamente de su condición homosexual, y por si fuera poco, se aprovechó la presencia del Al Gore para tocar insistentemente el tema de las preocupaciones en torno al calentamiento global del mundo, las cuales fueron recreadas a través del documental An Inconvenient Truth, donde aparece este político y ex candidato a la presidencia de Estados Unidos.
Pero no sólo eso, hubo otros hechos inusitados en la ceremonia:
Antes de la entrega del Oscar a la Mejor Película Extranjera, distinción a la que generalmente se le daba el tratamiento de premio menor, se presentó un emotivo video de Giusepe Tornatore en el que se homenajeaba a la cinematografía del mundo a través de las películas de distintos países que se han hecho acreedoras a la estatuilla.
El Oscar para reconocer una trayectoria no fue, como suele ser, para un estadounidense, sino para el italiano Ennio Morricone, autor de la banda sonora de cintas como El Bueno, el Malo y el Feo, Los Intocables y Nuovo Cinema Paradiso.
Y ya para rematar, poco antes de que se entregaran las estatuillas principales para actriz, actor, director y película, se presentó un video sobre películas estadounidenses que mostraban, y en algunos casos criticaban, los verdaderos ángulos del american way of life, con todo y sus guerras y la amalgama de culturas que lo conforman.
El caso es que yo, suspicaz como soy siempre y tras haber estudiado comunicación durante mis años de universidad, sé que no hay mensajes inocentes, lanzados solamente porque sí, y me quedé pensando qué puede haber motivado esta serie de guiños al mundo que quiso lanzar la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas de Estados Unidos.
¿Será que les empieza a pesar saber que el mundo no siente simpatía por su país? ¿Será remordimiento porque su gobierno mantiene una guerra en Iraq sin fundamentos para ello? ¿Será que de veras se sienten apenados porque los experimentos nucleares de Estados Unidos son la causa principal del calentamiento global y ellos saben que lo sabemos? ¿Será que les pesan las críticas por el trato a los inmigrantes y a otras minorías dentro de su territorio? ¿Será que les enviaron una línea desde el gobierno de Estados Unidos para que dieran este discurso? ¿O será que, en el tenor de lo que comentó mi amigo Fantasma de la Libertad en el post pasado, decidieron darle palmaditas en la espalda al mundo en esta ceremonia para poder olvidarlo en las sucesivas?
No lo sé, y me gustaría mucho que me dieran sus puntos de vista porque después de ayer, tras ver la entrega del Oscar, sólo me quedé con una idea ambigua y simple rondando en mi cabeza:
“A veces debe resultar difícil ser ellos”.

10 comentarios:

el fantasma de la libertad dijo...

Taydé,

en medio de mil apuros sólo quería decir dos cosas:

1) Los Estados Unidos NO están en guerra con Irak. Fue una INVASION, no una guerra.

2) En cuanto al calentamiento global, los Estados Unidos fueron, junto con Australia, los únicos dos países en el mundo en no firmar el "protocolo de Kyoto" donde se llevaban a cabo una serie de propuestas para detener este fenómeno.

No es que yo quiero embarcarme en una postura anti yanqui, pero la prepotencia capitalista/imperialista de este momento en la historia, está encarnada de buena parte de ese pueblo.

Y el oscar? Alguien recordará si Babel la merecía más que Los Infiltrados en 5 años? Ninguna de las dos era una gran película, y aunque prefiero la de Scorsese, habría que ver todas las gemas a las que la industria y la ACAdemia le dan la espalda por simple conveniencia, pereza o marketing.

Saludos.-

Taito dijo...

Cierto, amigo, muy cierto. Saludo tu postura y te pido una disculpa porque lo de Iraq en efecto fue una invasión. Yo quise referirme más bien a la guerra que ellos mantienen como eso, como invasión convertida en guerra por ellos, pero creo que no fui muy clara. Gracias por tu aportación porque sí, sé que ahora andas a las carreras y entiendo que fue difícil hacerla. No sé si pueda ayudarte en algo a tan larga distancia, pero si necesitaras de mí para algo, lo que sea, ya sabes que aquí estoy y sólo tienes que decirlo. Saludos cordiales

boris dijo...

Tayde, te falto nombrar mi favorita de Ennio Morricone el soundtrack de "la Misión", coincido contigo que la ganadora del oscar fue la diversidad de los candidatos, como tambien que una chica gay sea la presentadora, espero que Alejandro González Iñárritu, Alfonso Cuarón o Guillermo del Toro, tengan la oportinidad pronto de obtener un oscar, saludos

Carlos dijo...

...predecible la entrega Taydé.

Mmmm, verás, yo siempre he pensado que Oscares, Emmys o Grammys están manejados por gente muy superficial, de hecho así es.

No creo yo que por medios como Hollywood se quiera enviar mensajes subliminales o de políticas de estado.
A los gringos no les hace falta eso porque les vale!!

Si, les vale lo que diga el mundo, ellos son la potencia y punto...no necesitan congraciarse con nadie, además para qué? Qué podemos aportarles que no tengan? Simpatía?
No, no creo, con nuestro beneplácito o sin el son los dueños del mundo.

Ellos no usan ni la ONU ni la OEA para enviar mensajes, no lo harán en la frivolidad del 7mo arte y Hollywood.

Ellos te embargan, te hacen un bloqueo o te invaden directo...sin necesidad de pedir permiso o congraciarse con nadie.

Saludos Taydé.

Isaura dijo...

Me pareció muy completa y atinada esta entrega Tay.
Ayer, aunque pretendí ver los Oscares (tomando en cuenta tu amable sugerencia), tuvimos una de esas maravillosas tardes de cine en familia, así que preferí esperar a los encabezados de hoy.
Me parece muy interesante lo que dices del "guiño" al mundo. No dudo ni por un segundo esas segundas intenciones, porque bien sabemos que el mundo se maneja por politiquerías de ese estilo.
Habrá que ver en el transcurso del año a que viene tanta deferencia, abriremos los ojos bien Tay, algo debe venir en camino.
El Laberinto del Fauno me pareció una peli buenísima, que bueno que por lo menos se llevó otros premios, aunque no fuera al mejor filme.
Este fin vi la de Children of Men y te juro que me impactó muchísimo, vale la pena verla, es una versión apocalíptica del futuro, muy bien llevada, ambientada, fotografiada... muy superior a Babel en definitiva. Lástima que no se llevara nada...
Y bueno, más allá de si ganaron o no, creo que la publicidad que generó a estos tres directores, a las producciones mexicanas y a sus actores , ya es un premio per se.
Un abrazo enorme Tay, gracias por mantener tu palabra de reseñarnos la entrega...

P.D. esta vez Jennifer López me decepcionó con su atuendo.. jaja

Taito dijo...

Boris: Sí, perdón por la omisión de la música de La Misión (salió en verso y sin esfuerzo). Y sí, a pesar de todo, es agradable ver que, por las razones que sean, todo un mundo haya sido incluido en el espectáculo. Un abrazo cariñoso.

Carlos: Tienes toda la razón, ¿qué necesidad tendrían ellos de hacer guiños? De ahí que yo necesitara la aportación de todos para tener una idea más clara. En efecto, los Estados Unidos invade y ya, destruye y ya, sin importarle que el resto del mundo exista. Cada vez me gustan más tus ideas, debo decirte. Un abrazo.

Mi querida Ix: Sí, yo también pienso que, aunque tiene razón el amigo Fantasma al decir que la Academia ignora a muchas gemas de la industria fílmica, para una cinematografía como la mexicana de tan poco impacto en el mundo, el hecho de ser tomada en cuenta, no sólo por los Oscar sino por Cannes o cualquier otro festival de talla mundial, es un motivo de crecimiento. He ahí lo que yo encuentro de positivo, si algo puede tener todo esto. Ya me habían dicho que el Laberinto del Fauno es realmente muy buena y estoy esperando para verla, y de la de Cuarón, confío al 100 por ciento en tu recomendación, así que estaré al pendiente. Un beso

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Ojalá sean las tres primeras razones en todo caso. El mundo se está dando cuenta de que los estadounidenses no son la panacea y que sus guerras no son para defender al mundo del terrorismo, del socialismo ni de ningún otro "ismo" sino que se arriesgan miles de millones de vidas humanas por intereses de grandes corporaciones y sobre todo por mucho, muchísimo dinero para unos pocos.

Me encantó tu reseña del Oscar. No vi la entrega de premios (me dormí snif).

Un abrazo desde la ciudad de los anillos.

NORKA dijo...

Tay pasando a saludar y bueno tal cual estaba medio previsto y preparado, que cosas... "ABURRIDOS Y SOMBRIOS" eran los comentarios de los periòdicos acà, que te puedo decir que ya tu no hubieses dicho. Te dejo un beso de choco.

Ferípula dijo...

....con todo lo que dijiste...
No lo ví, Tay...no lo ví.

Me gustó lo de Gustavo, obvio...
Y cierta sencillez..que como bien decís, no sé a qué motivaciones reales responden...

Lo siento. Poca opinión la mía.

Taito dijo...

Querida Cápsula del Tiempo: Sí, yo creo que en el mundo llevamos tiempo ya cansados de todas las decisiones que se toman "en bien" de los demás por parte de Estados Unidos. Ellos lo saben. Qué lástima que te hayas perdido la entrega, estuvo divertida después de todo. Un abrazo.

Linda Norka: Qué tal esos encabezados. Sí, yo creo que estuvieron un tanto aburridos, aunque fíjate que no me parecieron más que otros años. Lo que sí es que a los latinos nos dejaron esperando algo mejor... pero bueno, ya sabes cómo es esto. Besos cariñosos.

Feri preciosa: Sí, yo celebré lo de Gustavo por ti, por mí y por todos mis compañeros (como dicen en un juego de niños de por acá). Y bueno, yo tampoco sé ya si responde a motivaciones, después de los comentarios de todos, pero lo que sí es que había un aire extraño en esta entrega ¿no? Un besote, querida amiga.