sábado, noviembre 11, 2006

Lo que el mundo debería ser...

Si yo fuera presidente, mi primer acto de gobierno tendría que ver con los niños. Mandaría a los ejércitos a cada casa, por más apartada que estuviera, para verificar que cada niño duerme calientito en una cama, come bien, tiene acceso a la escuela y a los servicios de salud, cuenta con ropa y techo dignos para vivir y tiene un espacio para muchos libros que lo lleven a mundos desconocidos y maravillosos.
Pediría que los soldados se cercioraran de que en cada hogar los pequeños reciben las dosis de ternura y respeto que necesitan, y que todas las madres les recuerdan a sus hijos, por lo menos una vez al día, que son seres maravillosos, llenos de luz, fuertes, independientes, capaces y hermosos.
Promulgaría mi primera ley: Todas las madres y padres están obligados a prepararse día tras día para desempeña r su papel. Nada de improvisaciones. Todos deberán leer libros que se repartirán de manera gratuita sobre educación, psicología y nutrición. Además, deberán decir te amo a cada uno de sus hijos, desde el fondo de sus corazones y por lo menos dos veces al día.
Después obligaría a la policía a recoger a cada delincuente que ha golpeado a un niño, a los que los torturan y a los que abusan de ellos.
No tendría ni un minuto de piedad con los pederastas, porque no hay ningún argumento capaz de justificar que la vida de un pequeño se torne una pesadilla por causa de las pasiones retorcidas de un adulto.
Antes de que una madre tuviera a un hijo, tendría que pasar por pruebas psicológicas que determinaran que está capacitada para cuidarlo y asumir una responsabilidad que dura años.
La cosa es que no soy presidente y por ahora las posibidades de serlo no existen para mí. Tan sólo me entristece porque nada de esto en lo que creo se puede llevar a cabo.
Sin embargo, sigo pensando que los gobiernos y las sociedades deberían tener en claro que son los niños el futuro del mundo. Que ellos serán los adultos del mañana y que protegerlos no es una tarea menor. Por el contrario, debería ser la prioridad en cada ciudad, pueblo, país. La reflexión es sencilla: Una gota de violencia o de amor, se transformarán en unos años en las dosis de amor y violencia que inundarán las calles del mañana.
¿Qué es exactamente lo que queremos para este mundo?

11 comentarios:

Gaby del Río dijo...

Qué maravilloso suena, te aseguro que votaría por ti!!!!!
yo creo que tienes muuuuuchhhoooss votos seguros...jejeje.
Te mando muchos besos.
:)

Taito dijo...

Gabyta linda, la verdad no sé si me aviente... pero es un buen deseo por todos nuestros niños ¿no? De todos modos, gracias por el voto, cuñis.

Gaby del Río dijo...

Claro, el mejor de los deseos....
Yo creo que lo harías muy bien.
Muchos besos, cuñis.
:)

Ferípula dijo...

Ya son dos...y vienen más!
Hermosa, es fundamental pensar en los niños. Yo amo tanto a mis 28...Día a día les enseño, los escucho, les hablo, les canto...El vierens les canté "y si el negro no se duerme..." un clasico de la negra Sosa, por acá...Y ellos me miraban...Otra vez, "seño"...cantanos...
La canté diez veces...
Vos sos Presidente!!!!
Presidís en tu entorno, en tu casa, en tu familia, en tu barrio...en tu blog! Gracias, Taydé!!!! Tus palabras marcan el rumbo. Te seguimos!
Besos!!!!!!!!!
Ferip

Taito dijo...

"Y si el negro no se duerme, viene el diablo blanco y zas, le come la patita"... Ay, Feri, ese es un clásico de la negra Sosa que ha traspasado todas las fronteras. Yo se lo cantaba a mi negrito para arrullarlo y no sabes cómo me emociona siempre. ¿Eres maestra? Con razón esa forma de ser dulce y amorosa. Y gracias, tienes razón, ya soy presidente, y muy feliz, y con que mis ideas lleguen al corazón de todos los que me rodean y quiero (ya estás incluida), con eso me basta. Un beso enorme

Apologista dijo...

LLego elegantemente tarde a los post. Decidí firman en cada uno de ellos aunque están relacionados.
Nuestra infancia muchas veces nos condiciona el modo de actuar adulto. Creo haberlo dicho hace poco en Apología, pero la primera etapa de nuestras vida nos define y hay que cuidar mucho de ella.
beso, Marian.

Taito dijo...

Así es, querida Marian, y el día que el mundo se dé cuenta de ello, estoy segura de que será un mundo más feliz. Besos cariñosos.

ilne dijo...

me ha alegrado mucho tu post, por que si hay gente como tu no esta todo perdido.
comparto contigo cada una de tus palabras.
un beso y disculpa el retraso en el comentario.

feripula: mi madre tambien me cantaba esa cancion cuendo yo era niña.

Taito dijo...

Ilne, este post fue con la esperanza de que corazones generosos como el tuyo se unieran en el deseo de un mundo mejor para los niños. Es un pequeño granito de arena en medio de una playa, pero algo podremos hacer ¿o no? Un abrazo.

Anónimo dijo...

Querida Tayde,
Comparto tu idea, hay tantos problemas que personalmente me desespero tratando de encontrar el origen de ellos y las soluciones posibles, entre mas escarbo mas caos encuentro, sin embargo y milagrosamente hay una esperanza y son ellos: los ninos, pero tambien somos nosotros. Urge realmente urge comenzar a tomar cartas en el asunto, no se trata de posponer, ni de sentarnos a criticar, urge realmente nuestra aportacion para preservar el amor, la solidaridad entre nosotros, con nuestro entorno, con los animales, con el resto de los duenos de este mundo. Un beso desde aca, Moni

Taito dijo...

Querida Moni: No puedes tener más razón. Es una tarea impostergable. Yo, por ahora, trato de poner mi granito de arena queriendo a mis hijos y respetando a mi entorno, pero mi sueño (y no lo conté en mi cofre de sueños, incorrectamente) es hacer algo más. Estoy segura de que la vida nos dará esa oportunidad.