miércoles, noviembre 01, 2006

Menuda familia

¿Será cierto que somos seres individuales? Mientras más lo pienso, más me parece que en realidad cada uno de nosotros somos la suma de todos los espíritus que conforman nuestra familia, y no sólo me refiero al núcleo en el que crecimos, sino a los antepasados y a las generaciones venideras. Las peculiaridades de cada ser humano tienen mucho que ver con los padres, con los abuelos, con los esposos, con los hijos, tal como lo sostienen la teoría de las constelaciones familiares, cada vez más de moda. Los traumas, los miedos, las angustias, las alegrías y los triunfos se repiten por generaciones enteras.
Yo siento que mi misión en esta vida debe ser tan peculiar como es mi familia. Les cuento. Nací de un padre bohemio, que estudió actuación, pero un poco porque lo desilusionó el mundillo de la farándula y otro poco porque tenía un enorme ego -que vino a reconocer hace poco- decidió dedicarse al periodismo, escribió ensayos, libros de poesía y guiones de historieta, salió en televisión, lo mismo diciendo poemas que dando clases, y además declama, canta, toca la guitarra, es experto en la historia de México y es culto y refinado. Mi madre, por su parte, no se queda atrás, pues si bien sólo estudió la primaria, por las carencias económicas de su familia que la obligaron a trabajar desde los 14 años, es una mujer que ama la lectura y el dibujo, que actuó y declamó -y muy bien- en su juventud, que baila como los ángeles, que es divertida y ama las búsquedas espirituales, y tiene unas agallas como pocos seres en este mundo.
Por si lo anterior fuera poco, tengo dos hermanos espectaculares, el primero es un músico virtuoso que además es culto, escribe como ya quisieran muchos escritorsetes "consagrados" de este país, dibuja e incluso actúa. El segundo es un actor que cada vez se consolida más a fuerza de un gran talento, también escribe y tiene una capacidad única para las matemáticas muy diferente, por cierto, a la del resto de la familia y a la del promedio de la gente en México.
Entre los antepasados también hay personajes singulares, desde el tatarabuelo que fuera guitarrista, un tío que fue un violinista virtuoso de la Orquesta Sinfónica Nacional, una abuelita que escribía cuentos y un abuelo que dibujaba.
Además, mi línea familiar incluye una fuerte conexión con el esoterismo, desde la tía abuela que era rosacruz, curaba gente y levitaba, hasta los bisabuelos que asistían a las almas en pena para que cruzaran sin miedo al más allá, un abuelo que participaba en sesiones espiritistas, una abuela que enseñaba control mental, mi padre a quien persiguieron los fantasmas toda su vida y mi madre, que hoy por hoy utiliza su energía para transmitir la luz.
Qué les puedo decir, yo me siento extasiada cada vez que pienso en los espíritus maravillosos que me han traído hasta aquí. Sin embargo, cuando estoy en situaciones límite como hoy, me da por preguntarme por qué, habiendo tantos bellos tesoros en mi familia, ha habido un escaso o nulo reconocimiento al valor de cada uno.
Estoy en esa búsqueda, si alguien encuentra la respuesta al enigma, favor de colaborar con esta alma atribulada.

4 comentarios:

Grimalkin el Bardo dijo...

Enhorabuena, hermana. Es el mejor momento para que compartas con la blogósfera tus dotes de narradora... ¡sorpréndenos!

p.s.
De verdad, como diría Pompín, "qué bonita familia..."

Gaby del Río dijo...

Muchas felicidades, Tay!!!!!!!!!
Nos estaremos leyendo.
Un abrazo.
:)

Américo del Río dijo...

Teteta, este es el último relato de tu blog que leo, y hacía tanto que no te leía que había perdido la exacta proporción de mis palabras cuando, como ahora, sostengo que escribes como ya muchos quisieran. Familia hermosa sin duda y peculiar es la que tenemos, y está en nuestras venas todo el tiempo. Los milagros están a nuestro alcance. Ya lo verás. ¡Vaya, este blog es una muestra!
Te quiero mucho hermanita

Taito dijo...

Hermano, es un privilegio que estés aquí. Tú sabes lo que te quiero y lo mucho que creo en tus palabras y en tu obra, y sí, yo también creo que los milagros existen...